Ladakh

Ladakh

Ladakh (tibetano: ལ་དྭགས་, Wylie: la-dwags, Ladakhi AFI: [lad̪ɑks], hindi: लद्दाख़, urdu: لدّاخ; tierra de pasos elevado) es una región administrada por la India como Territorio de la Unión y que forma parte de la región más amplia de Cachemira, que ha sido objeto de controversia entre la India, Pakistán y China desde 1947. Se encuentra delimitada al norte por las montañas Kunlun y al sur por la cadena de los Himalayas. Hasta 2019, Ladakh era una región del estado de Jammu y Cachemira. En agosto de 2019, el Parlamento de la India aprobó una Ley de Reorganización de Jammu y Cachemira, por la cual Ladakh se convirtió en un territorio de la Unión India el 31 de octubre de 2019.[1]

Ladakh, llamado en ocasiones «Pequeño Tibet» por su aspecto geográfico y por su cultura autóctona, está habitado por una población de ascendencia indoaria y tibetana,[2]​ y es una de las zonas menos pobladas de Cachemira. Históricamente, la región incluía los valles de Baltistán (Baltiyul), el valle del Indo, Zanskar, Lahaul y Spiti hacia el sur, por el este Ngari incluida la región de Rudok y Guge, y por el norte los valles de Nubras a través del Khardung La en la cadena montañosa de Ladakh.

Las fronteras contemporáneas de Ladakh comprenden el Tíbet al este, Lahaul y Spiti hacia el sur, el valle de Cachemira y las regiones de Jammu y Baltiyul al oeste, y el territorio de Turquestán Oriental en Asia Central del otro lado de la cadena montañosa de Kunlun en Cachemira hacia el norte. El Altyn Tagh que corre desde el suroeste hacia el noreste converge con la cadena de Kunlun en Cachemira que corre en sentido sureste a noroeste, creando una forma en "V" que converge en Pulu. La división geográfica entre Ladakh en las tierras altas de Cachemira y la meseta tibetana, comienza en las vecindades de Pulu y se extiende hacia el sur a lo largo de un intrincado laberinto de cañones situados al este de Rudok, entre los que se encuentran Aling Kangri y Mavang Kangri, terminando en proximidades de Mayum La.

Ladakh es reconocida por la belleza de sus montañas remotas y su cultura. A veces es llamada el «pequeño Tibet» ya que ha sido muy influenciado por la cultura tibetana. En el pasado Ladakh tuvo importancia por su ubicación estratégica en un punto de cruce de varias importantes rutas comerciales,[3]​ pero desde que las autoridades chinas cerraron a mediados de la década de 1960 las fronteras con Tíbet y Asia Central, el comercio internacional ha mermado apreciablemente. Desde 1974 el gobierno de la India ha promovido el turismo hacia Ladakh, aunque la zona todavía es un territorio en disputa entre India, China y Pakistán.

La población más grande de Ladakh es Leh. Los principales grupos religiosos de la región son musulmanes (principalmente chiitas) (46%), budistas tibetanos (40%), hindúes (12%) y otros (2%). Una mayoría de los ladakhis son budistas tibetanos y la mayoría del grupo restante son musulmanes Shia.[4]​ En tiempos recientes los ladakhis han solicitado que Ladakh sea organizado como un Territorio de la Unión por sus diferencias religiosas y culturales con respecto a la Cachemira predominantemente musulmana.[5][6]

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.